Cómo afecta el lupus al sistema renal y riñón

El lupus es una enfermedad autoinmune que puede afectar a diversas partes del cuerpo, como sus articulaciones, piel, riñones, corazón, pulmones, sangre, o bien el cerebro. Los riñones son una parte de su sistema nefrítico, que incluye dos uréteres, la vejiga y la uretra. Conforme los órganos primordiales del sistema nefrítico, los riñones son responsables de:

  • El mantenimiento de la cantidad y el tipo adecuado de los fluidos anatómicos.
  • La supresión de productos de desecho y sustancias tóxicas.
  • La regulación de las hormonas (mensajeros químicos) que asisten a supervisar la presión arterial y el volumen sanguíneo.
  • Nefritis lúpica.

La inflamación de las nefronas, las estructuras en los riñones que filtran la sangre, se llama glomerulonefritis o nefritis lúpica. La nefritis lúpica es el término empleado cuando el lupus causa inflamación en los riñones, con lo que no puede quitar apropiadamente los desechos de la sangre o supervisar la cantidad de líquidos en su cuerpo.

Los niveles anormales de los restos pueden acumularse en la sangre, y se puede desarrollar edema (hinchazón). Si no se trata, la nefritis puede conducir a la cicatrización y daño permanente a los riñones y probablemente poner punto y final a la insuficiencia nefrítico terminal (ESRD). Las personas con enfermedad nefrítico terminal filtrado precisan regular de los desechos de su cuerpo hecho por una máquina (diálisis) o bien un trasplante de riñón a fin de que por lo menos un riñón está marchando apropiadamente.

La nefritis lúpica se desarrolla más a menudo en los primeros cinco años tras el comienzo de los síntomas del lupus. En general afecta a personas entre 20 y 40 años. En las primeras etapas de la nefritis lúpica, hay muy pocos rastros de algún síntoma. De manera frecuente, los primeros síntomas de la nefritis lúpica son el incremento de peso y la hinchazón en los pies, tobillos, piernas, manos y/o bien los párpados. Esta inflamación de forma frecuente se empeora a lo largo del día. Además de esto, su orina puede ser espumosa, o tener un color colorado. Los primeros síntomas de la nefritis lúpica se presentan de manera frecuente en las pruebas de laboratorio clínico en la orina.

Se calcula que hasta 40% de todas las personas con lupus, desarrollarán dificultades nefríticas que requieren evaluación y tratamiento médico. La prueba de la orina es fundamental, puesto que hay muy pocos síntomas de la enfermedad nefrítico. Un daño significativo a los riñones puede acontecer antes que se le diagnostica el lupus.

Los nefrólogos son los médicos que tratan el sistema nefrítico. Las pruebas que van a emplear para diagnosticar la nefritis por lupus son: recogida de la orina, por norma general a lo largo de un periodo de veinticuatro horas, análisis de sangre, y de manera frecuente, una biopsia nefrítico.

Como afecta el lupus al sistema renal

Los síntomas de la nefritis lúpica

  • Repentinas y también incomprensibles hinchazón, singularmente en las extremidades (pies, tobillos, piernas, dedos, brazos) o los ojos.
  • Sangre en la orina.
  • La presión arterial elevada.
  • Apariencia espumosa en la orina.
  • Incremento de la orina, singularmente de noche.
  • El análisis de orina.

Los riñones procesan la materia de desecho de su cuerpo, por ende, examinar una muestra de orina puede enseñar algún inconveniente con la manera en que sus riñones estén marchando. Las pruebas más habituales procuran moldes celulares (fragmentos de células que generalmente se hallan en la sangre, o fragmentos de los túbulos de los riñones) y proteinuria (proteína que se vertió en su cuerpo, pues sus riñones no están filtrando los restos adecuadamente).

Análisis de sangre

Ciertos análisis de sangre pueden suministrar información sobre el daño nefrítico y la manera como su cuerpo está filtrando los desechos. El análisis de sangre de creatinina se ordena generalmente como una prueba de ázoe ureico en sangre para valorar la función nefrítica. Una combinación de los niveles en sangre y de creatinina en la orina puede ser utilizada para calcular un aclaramiento de creatinina. Esto mide la eficiencia con sus riñones están filtrando pequeñas moléculas como la creatinina de la sangre. Las mediciones de creatinina sérica (así como su edad, peso y sexo) se usan para calcular la tasa de filtración glomerular estimada (GFR), que se emplea como prueba de detección de daño nefrítico.

La biopsia nefrítica

Una biopsia nefrítica se efectúa en un centro de salud. Mientras que se acuesta sobre su estómago su nefrólogo le introducirá una aguja finísima, larga mediante la piel de la espalda y retirar una pequeña pieza de tejido de uno de sus riñones. El tejido se examina bajo un microscopio para determinar la cantidad de inflamación o bien cicatrización está presente.

Tratos

Pese a que la nefritis lúpica es una de las dificultades más graves de lupus, existen tratamientos eficientes.

Prednisona y otros corticosteroides se prescriben por norma general para detener la inflamación. Los medicamentos inmunosupresores asimismo pueden emplearse (con o en vez de los tratamientos con esteroides), como la ciclofosfamida (Cytoxan), azatioprina (Imuran), ciclosporina A y micofenolato de mofetilo (CellCept). Los fármacos desarrollados para otras enfermedades son estudiados como tratamientos para la nefritis lúpica, incluyendo el rituximab (Rituxan), y eculizuimab (Soliris).

Otros trastornos nefríticos relacionados con Lupus

No todos los inconvenientes nefríticos en personas con lupus se deben a la nefritis lúpica.

Las infecciones de las vías urinarias, lo que provoca micción usual o ardor al orinar, son bastante comunes. La retención de líquidos o aún la pérdida de la función nefrítico puede ser un efecto secundario de fármacos no esteroides antiinflamatorios (AINE) y los fármacos como la aspirina.

  • Nefritis intersticial, que es la inflamación del tejido conectivo en el glomérulo, puede ser un efecto secundario de los fármacos antiinflamatorios o bien antibióticos.
  • Trombosis y vasculitis, dos síntomas del lupus relacionados con la sangre, pueden dañar los riñones e inclusive pueden ocasionar insuficiencia nefrítico.
  • Cistitis lupus, que es la inflamación de la mucosa de la vejiga, puede ocasionar micción usual y se asocia con malestar abdominal, incluyendo vómitos y pérdida de peso.
  • Los fármacos empleados para tratar el lupus pueden ocasionar signos o bien síntomas de la enfermedad nefrítico, que puede confundirse con nefritis lúpica.
  • Todas y cada una estas dificultades pueden ser tratadas, pero si se desarrollan nuevos síntomas, consulte a su médico de forma inmediata.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *